Julián Wilkins

48 años. Vividor. Es un gigoló caleño. Siempre anda bien vestido, en buenos carros, con tarjetas de crédito y efectivo… pero todo pagado por las mujeres a las cuales les devuelve la felicidad. Vive de ellas, pero a ninguna le importa, Julián es descarado, pero adorado.

Su carisma y personalidad derrite a cualquiera, es un especialista en seducción y conquista. Piensa que su personalidad y su físico para encantar a las mujeres le va a durar toda la vida. Siempre tiene un negocio en mente, pero nunca lo hace realidad, es demasiado buena vida para trabajar.

Regresa a la ciudad luego de estar en Bogotá unos años. Inicia de nuevo su relación con Gabriela sin importarle que sea la esposa de su hermano. Al fin y al cabo, ellos no se quieren, entonces cuál es el problema.